8.31.2009

CUENTO QUE NO ENTENDI...(La princesa)






.....Hace ya algún tiempo una Hermosa Princesa de un lejano pais decidió buscar entre sus pretendientes, quien fuera digno de casarse con ella.- ..Nobles, Ricos llegaban de todas partes con los mejores Regalos.... Entre los candidatos se encontraba un Joven Plebeyo que no tenía mas riqueza que el Amor, cuando le llego el momento de hablar con ella , le expreso:- ..Princesa, te he amado toda la vida, nada tengo excepto el Amor, te ofrezco como sacrificio estar sentado 100 días bajo tu ventana sin mas alimento que la lluvia, esa será mi dote.- ...La Princesa conmovida aceptó.así pasaron las horas, los días debajo del balcón de su amada, ella de vez en cuando se asomaba y solo le regalaba una sonrisa. Todo iba de maravilla, se hicieron apuestas, los pobladores salieron a animarlo... Faltando unas horas el Joven se levantó y sin dar ninguna explicaciòn se retiró. Un amigo le preguntó:- ¿ que te pasó ? Estabas a un paso de lograr la meta....Con una lágrima resbalando por su mejilla le dijo en voz baja:- La Princesa no me ahorró ni un día de sufrimiento.-.....No merecía mi Amor.


Cuando estamos dispuestos a dar lo mejor de nosotros mismos,como pruebas de afecto, lealtad, incluso a riesgo de perder nuestra dignidad, merecemos al menos una palabra de estimulo de comprensiòn....Hasta donde debemos luchar?.... enfrentarnos a nosotros mismos para conseguir lo que anhelamos.....lo que verdaderamente amamos?

Autor:Desconocido  Fotografia: Angel Alguacil, Santo Domingo D.N. (derechos reservados)

8.29.2009

....Que cómo estoy!

Desazonado y triste, /
Descolorido como una hoja seca batida por el sol, /
las lluvias, el viento.



¿Y cómo iba de estar?, /

acaso te imaginas que ha sido poca cosa /
mi soledad, mi tedio, /
la angustia de mirar a todas partes/
buscándote, ansiándote,/
hurgando tu silueta entre masas y masas /
de hormigueros humanos?...



Que cómo estoy!.../

Se necesita situarse muy lejos de mi ser/
para tan tonta pregunta!/


Mira, estoy como no había estado antes.
En mi silencio, en mis noches, /

he podido correr desesperadamente por mi sangre,
por mi voz... y por la compasión de las personas/
que saben dónde estás y nada dicen.


Resulta tan difícil la condición del hombre!/
Tener que sostener calladamente tu larga lejanía; /
apretarse los ojos rebozados de agua;
suspender el aliento para que nadie escuche/
que el corazón te llama...

y sobre todo pensar, pensar cobardemente/
cuando ya nadie atisba, /
bajo la noche ancha, paso a paso...

Ridiculez tremenda de ser hombre!/
porque a pesar de todo lo que haga/
te seguiré llevando entre mis venas/
como la misma vida...

Que cómo estoy!...
Que feliz ocurrencia de tu parte!/
Tenía tantas cosas, a mano, que decirte, /
y que ahora no sé dónde se han ido...

He contemplado con detenimiento el recuerdo.
He logrado tener entre mis labios mil rosas tempraneras.
He llenado mis manos de luz escribiendo... escribiendo...
Esto es todo, mi amor.

¿Que cómo estoy?...
No había pensado en esto!/
Estoy... no sé; tal vez un poco enfermo,
o puede que apartado de todo lo que sobra; /
de los amigos, de los afectos, de la risa, de mí, /
de mí también me he apartado un poco.
Ahora llevo tan honda la expresión de la muerte/
que no sabría decirte cómo estoy/
Estoy...como me ves,
sencillamente.


                       












LinkWithin

Related Posts with Thumbnails